También puedes elegir no colocar tu sofá contra las paredes de tu habitación y optar por una distribución central. Es particularmente adecuado para grandes superficies, permite una estructuración de la habitación en diferentes espacios. De esta manera, se puede delimitar un área de comedor y un área de estar, o dividir el espacio marcando una separación entre la entrada y la sala de estar.