La lámpara de cabecera tiene un lugar muy importante en la disposición de la habitación de un niño: lámpara de lectura (luz de lectura) para los niños mayores, es una verdadera fuente de alivio para los más pequeños. Las lámparas de lectura para los entusiastas de la lectura, de aspecto a menudo purificado y fino, permiten, gracias a su largo brazo, acercarse al espacio a iluminar para una lectura confortable. Las luces nocturnas o las lámparas decorativas, como las lámparas en forma de animales o personajes, iluminan la habitación de su hijo, aportándole confianza y serenidad.