Media hora de música clásica por día: esto es obligatorio para todos los niños de Florida, EE.UU. Apodada “Proyecto de ley de los bebés de Beethoven”, la ley 660 no sólo tiene por objeto ayudar a los pequeños a dormirse a la hora de la siesta, sino también estimular el desarrollo de su cerebro de manera armoniosa… En Francia, la acción beneficiosa de la música no es totalmente desconocida. En los hospitales parisinos Armand-Trousseau y Necker, las salas de preanestesia infantil se convierten en verdaderas salas de conciertos: niños, padres y personal de enfermería pueden manipular allí los instrumentos, descubriendo sonidos, improvisando o escuchando cintas. Después de este acondicionamiento, un músico acompaña al niño al quirófano, haciendo sonidos armoniosos y tranquilizadores en el laberinto de pasillos, ascensores y otros fríos lugares desconocidos. Los resultados son concluyentes, ya que la música juega un papel positivo en el éxito de la anestesia y ayuda a los niños a afrontar mejor el trauma de su estancia en el hospital.